Numerología Tántrica
curso-taller
encuéntrate con tu destino
CENTRO DE YOGA
Kundalini Yoga
la más poderosa de todas las yogas, al alcance de tu mano
CENTRO DE YOGA
¡Gratis!
asiste a una clase muestra
CENTRO DE YOGA

Sandía para el verano

La sandía es un alimento maravilloso, es ideal para comerse en el verano ya que es muy refrescante; aunque a esta fruta no se le suele dar mucha importancia, los yoguis entendieron que es muy terapéutica y desarrollaron toda una tecnología alrededor de ella.


Suele utilizarse en monodieta para hacer una buena limpieza al hígado y los riñones; sus fibras actúan como pequeñas escobillas para limpiar los intestinos. Además sus azúcares te ayudan a mantener la energía para realizar tus actividades cotidianas.  Es un excelente remedio para aliviar el gas intestinal cuando se come con pimienta negra recién molida y espolvoreada sobre ella.

Sus semillas suelen utilizarse para ayudar en casos de anemia, además contienen vitamina E. Pueden cocinarse junto con las comidas.  Cuando la sandía se utiliza como monodieta también puede ayudarte a perder peso; aunque no debe utilizarse exclusivamente para este fin.

Una buena monodieta, muy desintoxicante, consiste en comer únicamente sandía espolvoreada con pimienta negra recién molida por tres días, tres veces al día; las mujeres deben tener cuidado de no hacer este ayuno durante su periodo menstrual.

Come toda la sandía que quieras tres veces al día, y cómela junto con las semillas. Vas a sentirte muy ligero y feliz.  Tienes que saber que como cualquier ayuno, hay un reto mental, puede ser que sientas hambre, pero si comes toda la sandía que puedas en el momento en que debes hacerlo, no tendrás ningún problema con los niveles de azúcar en tu sangre.

Debes romper el ayuno con mucho cuidado, al cuarto día, agrega otras frutas para el desayuno y la comida; y tal vez calabacitas al vapor para la cena. Para el quinto día agrega otros vegetales al vapor con un poco de arroz (de preferencia basmati) para la cena. Después vas agregando otros vegetales ligeros, dejando hasta el final los lácteos, el trigo y el azúcar refinado; puedes volver a tu régimen normal después de una semana.

Por favor recuerda que antes de comenzar una monodieta o ayuno es muy importante consultar con tu médico.