fbpx
Kundalini Yoga
la más poderosa de todas las yogas, al alcance de tu mano
CENTRO DE YOGA
¡Gratis!
asiste a una clase muestra
CENTRO DE YOGA

Levantarse de la cama

Hace algunos años escribí esta colaboración para la revista AtodoDharma.com, con permiso de los editores, la reproduzco a continuación.
Satguru Singh
 
¿Te levantaste con el pie izquierdo?
Consejos útiles que todo practicante de Kundalini Yoga debe saber...

Algunas personas supersticiosas piensan que levantarse de la cama y colocar primero el pie izquierdo sobre el piso es augurio de un muy mal día. Lo cierto es que ni tu pie izquierdo ni tu piso tienen la culpa de lo bueno o malo que ocurre; sin embargo, la actitud con la que dejas la cama por la mañana sí tiene mucha influencia en tu día.
 
Ser practicante de Kundalini Yoga y levantarse como resorte después de escuchar el despertador es algo contradictorio. Lo que a continuación vas a leer es algo de lo más básico, si ya lo habías escuchado puede servirte como recordatorio, si no, pon mucha atención que puede cambiar tu vida.

Al que madruga Dios le ayuda
Un humano adulto y sano requiere solamente de 5 horas de sueño profundo para tener una recuperación plena y satisfactoria. Dormir después de la salida del sol solamente reduce tu energía.

Ajuste mañanero
Tres energías principales actúan cuando duermes: magnética, eléctrica y pránica. Tienes que ajustarlas a todas antes de levantarte. Aquí te digo como:

1. ¿Cómo te quedó el ojo?
Despertarte y salir de tu cama como si ésta estuviera llena de pulgas es una muy mala idea. Antes que nada, cuando despiertes, mantén tus ojos cerrados. Pon las manos sobre tus párpados y aléjalas poco a poco mientras abres los ojos.
Enfoca tu vista a las palmas de las manos.

2. ¡Espera, aún no te levantes!
¿Cuál es la prisa? Si en la noche tuviste la precaución de programar 10 minutos antes tu reloj despertador no tendrás mayor problema. Masajea tu cara, desde tu frente hacia las cejas. Luego masajea tus mejillas recorriéndolas hasta la barbilla (Si eres hombre y tienes barba, sigue hasta la punta de ésta, si eres hombre y no tienes barba... lástima, no sabes de lo que te pierdes). Hazlo varias veces y estarás bien. Después de eso, haz el estiramiento del gato.

3. Tu cama quiere que sigas ahí ¿porqué decepcionarla?
Ha llegado la hora de hacer la postura de estiramiento. Levanta tu cabeza y los pies más o menos 15 centímetros. Apunta los dedos de tus pies hacia abajo. Separa tus brazos de la cama (súbelos un poco) y estíralos, manteniéndolos paralelos a ésta. Haz respiración de fuego. Mantén esta postura un minuto o más y luego relájate. ¡Pero mantente despierto!

4. Corazón de melón
No, no se trata de que cantes aquella canción del tiempo de la canica; lo que pasa es que no se me ocurrió otro subtítulo. Solamente dobla tus rodillas, tráelas al pecho (o lo más cerca que puedas) y acuéstate sobre tu lado derecho. Esto fortalece al corazón (y por supuesto, le da más sentido a mi subtítulo...)

5. Deshazte de lo que no necesitas
A todos nos gustaría levitar, pero si piensas que el gas te va a ayudar, estás muy equivocado, eso solo funciona con globos. Acostado sobre tu espalda dobla tus rodillas llevándolas hacia el pecho y luego abrázalas. Sube tu cabeza tratando de poner la nariz entre las rodillas. En esa posición haz respiración de fuego por un minuto. Luego colócate en postura de bebé y relájate. Esto elimina los gases de tu cuerpo.

6. ¡Alístate!
Frota las palmas de tus manos y las plantas de tus pies para estimular y reconstituir las terminaciones nerviosas. Todo lo anterior se hace sin haber abandonado la cama, solo te tomará unos minutos.

7. Ella te quiere y tú a ella, pero la vida debe continuar
Ha llegado la hora de dejar tu cama; no te preocupes, ella podrá arreglárselas sin ti durante el día. Levántate descalzo y ve directamente al baño, abre y cierra la llave del agua fría un par de veces, tres es mejor. Parecerá que estás loco, pero en realidad estás ayudando a tu cuerpo a eliminar la estática que se acumula durante la noche.

8. Aliento de dragón
Admítelo, nadie va a confiar en ti con ese aliento mañanero, es por eso que debes deshacerte de las toxinas, microbios, bichos, cucarachas y demás alimañas que pareces tener dentro de la boca. Lo mejor es hacer una mezcla con una parte de sal por dos de alumbre de potasio (todo en polvo) y usarla para cepillar los dientes, encías y parte trasera de la lengua. Vas a comenzar a escupir mucosidad que viene directamente de un par de bolitas en tu garganta (llamadas glándulas del chago) que colectan las toxinas que se acumulan en esa zona. Te va a dar asco, lo cual es necesario para eliminarlas y excelente para tus ojos, porque van a comenzar a llorar un poco previniendo posibles cataratas en el futuro. Si no tienes sal y alumbre, la crema dental está bien.

9. Hablando de ojos
Salpica agua fría con tus manos hacia los ojos, mantendrás una buena visión.

10. ¡Brrr!
Aquí viene lo interesante. Frota tu cuerpo con un estropajo o cepillo de cerdas naturales. Luego masajéate con aceite de almendras o con aceite de semillas de mostaza. Dúchate con agua fría. Sí, leíste bien, fría. El agua fría es excelente para la circulación y el sistema nervioso (ya tendremos tiempo de platicar al respecto). Cierra la llave del agua y frótate nuevamente con tu estropajo o cepillo. Abre de nuevo la llave del agua fría y vuélvete a duchar. Haz el proceso tres veces y el frío desaparecerá, si no lo hace es que algo anda mal con tus capilares. Sécate, vístete y toma tres o cuatro vasos de agua.

Esto es a lo que los yoguis llaman levantarse con el pie derecho.
 
Fuente: www.atododharma.com