Certificación de Maestros
¿quieres ser maestro de yoga?
esta es tu oportunidad
CENTRO DE YOGA
Taller de Prosperidad
cómo ser próspero en 2018
llegó tu oportunidad
CENTRO DE YOGA
Kundalini Yoga
la más poderosa de todas las yogas, al alcance de tu mano
CENTRO DE YOGA
¡Gratis!
asiste a una clase muestra
CENTRO DE YOGA

Recobrando tu inocencia: Sanando el abuso sexual a través de Kundalini Yoga

(Incluye kriyas para fortalecer el Aura y liberarte de la ira, y una meditación para pensamientos obsesivos)
Por: Shabad Kaur Khalsa, M.A., L.M.F.T.

Kerry es una mujer de 26 años que experimenta ataques de pánico debilitantes. Es asistente de marketing en su primer trabajo después de la universidad.  Su doctor de cabecera le prescribió un medicamento ansiolítico que le provoca una reducción dramática en la intensidad de sus emociones.  Sin embargo, después de tomarlo por algunas semanas, no disfruta para nada lo que describe como “una sensación plana y adormecida” y se presenta conmigo para terapia, buscando un tratamiento alternativo.

 En su primera visita a terapia, Kerry aparece muy bien vestida, su cabello recortado y peinado a la última moda, pero sus ojos apenas se asoman detrás de emociones muy pesadas, revelando una mirada triste que la endurece y que le pone a cuestas muchos años por encima de su de edad.  Al darme su historia de vida, revela que fue sexualmente abusada por un familiar cuando era niña.  Las memorias de ese pasado la han obsesionado desde sus años universitarios.  Antes de recibir su medicación prescrita intentó diferentes métodos de automedicación y trató de adormecer su ansiedad a través de comportamientos como comer y beber alcohol.  Ha tenido varias relaciones románticas con hombres, siempre breves, pues ha establecido un patrón de terminarlas cuando sus sentimientos por ellos se vuelven fuertes.

Le sucede a muchos niños

Se estima que actualmente una de cada tres niñas antes de los dieciséis es abusada sexualmente en los Estados Unidos, y uno de cada cinco niños.  El abuso sexual es una experiencia de haber sido forzado, coaccionado o seducido para involucrarse en comportamientos sexuales, sea adulto o niño.  Las experiencias varían desde severas, cuando los niños sufres abuso sexual físico, hasta el ser tratados de manera inapropiada, sobre todo de una manera sexual.

En la mayoría de los casos, los perpetradores son: o parientes de los niños o personas cercanas a la familia.  Cualquier nivel de abuso puede producir consecuencias devastadoras para los sobrevivientes, incluyendo sensaciones de impotencia y desesperanza, pesadillas, escenas retrospectivas, enfermedades adicto-compulsivas, depresión, desordenes de ansiedad, ataques de pánico, desórdenes alimenticios y deterioro de la sexualidad e intimidad. Los sobrevivientes a menudo se recriminan a sí mismos al principio, sintiendo un devastador sentimiento de culpa.

Entrar al mundo de los adultos, alrededor de los 20 años, a menudo provoca que se erosionen los sacos de arena de la represión de la memoria, la disociación y la negación que han sostenido la corriente de experiencias insoportables.

Una historia de sanación

Una de las recomendaciones terapéuticas que recibió Kerry fue asistir a clases de Kundalini Yoga regularmente. Se sintió conectada de inmediato. “Las técnicas de yoga y relajación pueden ser realmente útiles para los sobrevivientes de abuso”, afirma Mike Ideran, D.Min., L.C.P.C., L.M.F.T., un psicoterapeuta y especialista en el tratamiento de personas en recuperación de abuso sexual y trauma.  “Enseñado con la guía correcta, puede ser extremadamente liberador de una manera saludable.  Además ayuda a los sobrevivientes a separar su dolor emocional del placer físico de sus cuerpos.”

A través de consejería yóguica, Kerry recibió varias recomendaciones para cambiar su estilo de vida y ayudarse a reconstruir su sistema nervioso.  Las recomendaciones incluían una serie de Kundalini Yoga y meditación que practicaría diariamente durante cuarenta días, baños con agua fría (excepto durante la menstruación), beber diariamente Yogui Té (una bebida aromática, fortificante y tonificante), establecer una dieta saludable, nutritiva y balanceada, y continuar asistiendo a clases  y eventos en grupo para permanecer conectada con una comunidad espiritual.  Con su trabajo, ella atravesó muchas emociones de vergüenza, dolor, tristeza e ira en su proceso de recuperación.

Al principio a Kerry le asustaba cerrar los ojos durante las clases.  Su maestro de yoga sugirió que mirara a la punta de su nariz con los ojos nueve décimos cerrados.  También se sintió menos vulnerable relajándose en postura de bebé en lugar de acostarse boca arriba durante la relajación profunda.  Esas opciones le dieron un mejor sentido de control mientras ganaba un mayor nivel de confort psicológico en su práctica.

Un aspecto esencial en el sentimiento de seguridad de Kerry lo estableció el entrenamiento para la sensibilidad y para sanar límites que estableció su maestro de Kundalini Yoga.  El maestro nunca puede anticipar completamente las experiencias colectivas de vida de sus estudiantes. Una de las razones por las cuales los estudiantes nunca son tocados durante las clases Kundalini Yoga para ajustar sus posturas es evitar “forzarlos” en lo que podrían ser situaciones potencialmente perjudiciales, ya sea física o emocionalmente.  Uno de los objetivos es proveer un ambiente flexible y seguro en donde los estudiantes puedan florecer, ganar valentía y empoderarse ellos mismos.

Kerry también se tomó un tiempo para ella misma manteniéndose alejada de los hombres por un periodo de 90 días.  Así ganó una gran calma, estabilidad y confort consigo misma sin precedentes.  Al establecer una relación más profunda con su cuerpo y con su sexualidad, se sintió fuerte para hacer elecciones más saludables con los hombres en el futuro.  Reportó sentir que su soledad ya no era su compañera constante.  Incluso descubrió una sensación de conexión con su ser Divino, acompañada de un sentimiento de infinitud y universalidad. 

La mujer tiene dos líneas de arco

Históricamente representada como la aureola o halo, la línea del arco va de oreja a oreja y es el asiento de akash, el elemento éter, en el cuerpo.  Su colo varía dependiendo de la salud y la condición mental o psíquica.  Las mujeres tienen una segunda línea del arco a través del pecho, de pezón a pezón, la cual Yogi Bhajan dice que queda “imprimida” con las experiencias sexuales que ha tenido durante su vida.  Es importante para las mujeres que tengan la oportunidad de limpiar esas energías lo más posible y mantener su aura limpia y fuerte.

El octavo chakra, o centro de energía del cuerpo, el aura, es el campo electromagnético de energía que rodea a cada criatura viviente.  Las kriyas de Kundalini Yoga (secuencias específicas de ejercicios) y los pranayamas (técnicas de respiración consciente) aumentan el campo áurico e incrementan la consciencia.  De a cuerdo a las enseñanzas del yoga, la mujer es receptiva a la cualidad penetrante del hombre.  Incluso el flirteo puede abrir huecos en el aura, volviendo a la mujer extremadamente vulnerable.  Un aura fuerte y radiante nos puede proteger de diversos infortunios y fortalecer nuestros cuerpos mentales, físicos y espirituales (ver más abajo la Serie para Fortalecer el Aura).

Al introducir en su vida nuevos comportamientos saludables, Kerry reemplazó viejos hábitos de auto-abuso y auto-sabotaje. Dejó de experimentar ataques de pánico.  Trabajó de manera diligente en su recuperación, y después de varios meses de proceso, los cambios internos comenzaron a ser perceptibles en el exterior.  Ahora mantiene su cabello hacia atrás alejado de su frente, y su línea del arco está perceptiblemente más limpia.  Sus amigos y compañeros frecuentemente hacen comentarios sobre su “brillo saludable” y sobre qué “radiante” se ve.

Sus ojos son brillantes y su sonrisa juvenil brilla e irradia.  Un observador entrenado reconoce esas evidencias de la línea del arco.

Recuperación de la inocencia

Hay un lenguaje de la inocencia.  Hablamos sobre qué tan limpia y radiante se ve una mujer. Una estudiante describe el objetivo de su práctica yoga: quiere volverse tan “radiante y brillante” como su maestra.  Como yoguis entendemos la base de esas percepciones, asociadas claramente con los aspectos de la anatomía yóguica.  La línea del arco puede ser limpiada de las experiencias sexuales ahí impresas.  Recuperarse en realidad significa reclamar lo que el perpetrador ha robado: la inocencia de la mente, el cuerpo y el alma que ha sido otorgada por Dios, gracia con la cual nacemos originalmente los seres humanos.

“Es muy poderoso el hecho de que una persona recupere su propia inocencia,” dice Ideran. “Los niños casi siempre toman la responsabilidad del abuso. Una vez que se dan cuenta de que no fueron los responsables de lo que ocurrión, pueden comenzar a reconocer su propia resiliencia y poder.”

Yogui Bhajan afirma que nuestro derecho de nacimiento es ser felices.  Kerry experimentó que durante su viaje de recuperación para reclamar su inocencia después de sus experiencias de abuso, también pudo reclamar lo que era suyo como un derecho: el derecho sobre su cuerpo, sus límites, su habilidad de confiar en sí misma y en otros.  La recuperación es un trabajo fuerte, y el viaje de cada persona es único.  Las herramientas de transformación encontradas en el Kundalini Yoga y la Meditación han acelerado el proceso de sanación de muchos.

Una fe renovada

Uno de los grandes aspectos de la recuperación es restablecer una conexión con el ser más elevado, una conexión con dios.  El abuso distorsiona la habilidad de conectar con el Infinito, pues la confianza es severamente dañada, no solamente la confianza en la gente, sino en Dios.  Los niños comienzan la vida confiando en que sus padres estarán ahí para protegerlos.  Cuando un niño inocente es abusado, puede generar el abuso más severo: la pérdida de la confianza en la protección Divina y la pérdida del amor Divino. ¿Qué tragedia más grande puede haber que sentirse sólo, descuidado y a la deriva del Infinito? Una vez que la conexión es establecida con ayuda del yoga y la meditación, un sobreviviente puede sentir una verdadera conexión con los demás, con Dios, con la esperanza y con la confianza.  Ahí radica la clave de la recuperación de la inocencia.

“La grandeza entera del Universo radica en la inocencia.  La inocencia es vivir en la verdad.”
- Yogui Bhajan, Campamento de Mujeres, 5 de agosto de 1980

Kriya de Kundalini Yoga para fortalecer el Aura

Ponte de pie e inclínate al frente de manera que las palmas de las manos estén sobre el piso y el cuerpo forme un triángulo.  Levanta la pierna derecha con la rodilla estirada y recta.  Exhala y dobla los brazos trayendo la cabeza cerca del piso. Inhala y estira los brazos a la postura original del triángulo.  Continúa este ejercicio con los brazos durante 1 ½ minutos. Cambia de pierna y continua otro  1 ½ minuto.

Siéntate en postura fácil con tus piernas cruzadas. Extiende la mano izquierda al frente como si tomaras un palo, así que la palma queda viendo hacia la derecha. Coloca la palma derecha viendo hacia abajo, cruzando debajo de la muñeca izquierda.  Levanta la mano derecha por detrás de la izquierda de manera que las palmas de ambas manos queden viendo hacia la derecha. Entrelaza los dedos.  Inhala y levanta los brazos a 60o . Exhala y bájalos. Mantén los codos rectos. Respira profundamente durante 2 o 3 minutos. Luego inhala, estira los brazos arriba. Relaja.

Estira ambos brazos al frente, paralelos al piso con las palmas mirándose una a la otra, separadas aproximadamente 6 pulgadas. Mientras inhalas, deja que los brazos caigan hacia abajo y luego llévalos hacia atrás, manteniendo la misma distancia entre sí y levantándolos hacia arriba y atrás lo más posible.  Exhala y tráelos nuevamente al frente, a la posición inicial.  Continúa durante 3 minutos con respiraciones profundas y rítmicas.

En la tradición yóguica, se cree que esta kriya es grandiosa para mantener a la enfermedad alejada y fortalecer el aura.  El tiempo puede aumentarse poco a poco hasta los 7 ½ minutos de cada lado en el primer ejercicio, y hasta 15 minutos para el segundo y tercer ejercicio.  Eso te hará sudar mucho.  Te ayudará a deshacerte de casi cualquier problema digestivo, te dará fuerza en los brazos, y extenderá el poder de la protección y la proyección de la personalidad.

Meditación para pensamientos obsesivos

En la tradición yóguica se dice que esta meditación elimina exitosamente pensamientos inquietantes del pasado que salen a la superficie en el presente; que puede tomar situaciones difíciles del presente y liberarlas a las manos del Infinito; que puede hacerse en sólo 40 segundos ¡y realmente funciona!

1. Baja tus párpados hasta que los ojos queden una décima parte abiertos.  Concéntrate en la punta de la nariz.  Simplemente di el mantra Wahe Guru en voz alta de la siguiente manera:
Wa: Mentalmente concéntrate en el ojo derecho.  He: Mentalmente concéntrate en el ojo izquierdo. Guru: Mentalmente concéntrate en la punta de la nariz.
2. Recuerda el encuentro o incidente que te ocurrió.
3. Mentalmente repite Wahe Guru con la concentración indicada previamente.
Visualiza y personifica el sentimiento del encuentro.
Repite el paso 3.
Invierte los roles del encuentro que estás recordando. Vuélvete la otra persona y experiméntalo desde su perspectiva.
Repite el paso 3.
Perdona a la otra persona y perdonate a ti mismo.
Repite el paso 3.
Deja ir el incidente y liberalo hacia el Universo.

Ejercicio para incrementar la energía y liberar la ira

Comienza con las manos cerradas en puño, pero sin apretar, al nivel de los hombros, los brazos descansan a los lados del torso, los codos apuntan hacia abajo.  Inhala mientras estiras un brazo al frente, tuerce el puño y “golpea”.   Exhala mientras regresas el puño hacia el hombro.  Repite con el otro brazo y sigue alternando brazos.  Enfoca los ojos abiertos a un punto específico, como a un objetivo, al cual estás golpeando. Continúa a un ritmo rápido de 1 a 5 minutos.

Mueve con verdadera fuerza desde los hombros. La ira es una combinación de tristeza y enojo, y con frecuencia se acumula en los hombros.  No hagas este ejercicio enfrentando a otra persona, hazla mirando hacia un paisaje o visualiza un horizonte vasto.  Ofrécela a los elementos, tierra, agua, fuego, aire y éter. 

 

Shabad Kaur Khalsa es LCPC (Consejera Clínica Profesional con Licencia), LMFT (Terapeuta de Matrimonio y Familia con Licencia), Mestra Certificada por Yoga Alliance, Entrenadora de Maestros de nivel 1 de KRI (Instituto de Investigación Kundalini), organiza y liderea el Retiro Anual de Yoga del Oeste para Mujeres.  Es co-fundadora y directora del Centro de Yoga Spirit Raising y de la Fundación Spirit Raising.  Ha enseñado Kundalini Yoga y psicoterapia durante 28 años, integra las enseñanzas en tratamiento para adultos y parejas.  Fue honrada de servir a Yogui Bhajan directamente y ha transcrito, editado e ilustrado diversos libros, incluyendo las conferencias del campamento de mujeres, El Toque del Maestro y el Flujo de Poder Eterno.  La saludo y el empoderamiento de las mujeres a través de las enseñanzas del Kundalini Yoga es una causa cercana y querida a su corazón, y también se especializa en Humanología, matrimonio, nacimiento consciente, auto-cuidado, salud y bienestar.

www.SpiritRisingFoundation.org

(La práctica del yoga ha beneficiado a millones de personas, pero este artículo no pretende ser ni sustituir consejo médico.  Su intención es meramente informativo y educacional.  Los beneficios terapéuticos que se le atribuyen provienen de siglos de tradición yóguica.  Por favor debería consultar a un profesional de  la salud mental).

El Kundalini Yoga y las meditaciones provienen de Las Enseñazas de Yogui Bhajan ©

(Publicado en Aquarian Times, Verano de 2002)

Traducción de: Satguru Singh