Numerología Tántrica
curso-taller
encuéntrate con tu destino
CENTRO DE YOGA
Kundalini Yoga
la más poderosa de todas las yogas, al alcance de tu mano
CENTRO DE YOGA
¡Gratis!
asiste a una clase muestra
CENTRO DE YOGA

Respiración I

Por: Satguru Singh

Si la respiración es un acto natural y naces sabiendo cómo hacerlo ¿por qué habemos personas que te enseñamos a respirar? Es raro, lo sé. Es más, hace muchos años, cuando alguien me invitó a tomar un taller de respiración dije: ¡Vaya, sólo me faltaba que alguien me cobrara por respirar!

Pero cuando aprendes, te das cuenta que respirar es mucho más que un simple intercambio de gases, es un proceso complejo y completo que sustenta la vida. Tu primer acto como ser humano en este planeta es respirar y lo último que harás en este planeta será precisamente respirar. No importa qué tanto valores lo que tienes, puedes tener mil amigos, una hermosa casa, una bella pareja, hijos maravillosos; pero si no tienes tu siguiente respiración, entonces, mi amigo, no tienes nada de ello.

 

Siendo tan importante, lo más natural sería que repararas en tu respiración, pero lo cierto es que ni siquiera te das cuenta que estás respirando, ese proceso está a cargo del “piloto automático” y vas por la vida respirando, sí, pero sin ser consciente de ello, sin saber cómo funciona tu respiración o por qué respiras como respiras.

Lo primero que debes saber sobre tu respiración es que respiras mejor por una fosa nasal que por la otra ¿lo has notado? Cada dos horas y media esa tendencia cambia; respiras mejor por la fosa nasal derecha y dos horas y media después respiras mejor por la fosa izquierda.

Gracias a ese cambio natural obtenemos un balance en los hemisferios cerebrales y en nuestra energía general. Cuando respiras mejor por la fosa nasal derecha, el hemisferio izquierdo (yang, masculino) es estimulado y el cuerpo tiene una sutil tendencia a energizarse y a elevar su temperatura. Por el contrario, cuando la respiración es mejor por la fosa izquierda, el hemisferio derecho (yin, femenino) es estimulado y el cuerpo tiene la sutil tendencia a relajarse y a bajar su temperatura.

Tu proceso de pensamiento está íntimamente relacionado con la forma en que respiras. Si no me crees, recuerda ¿cómo es tu respiración cuando estás enojado o con miedo? Es rápida, corta, superficial. Por el contrario, cuando estás relajado, la respiración se hace más lenta y profunda.

Estoy seguro que alguna vez, alguien te ha dicho: “relájate, respira profundo.” Sabias palabras. Una respiración rápida y superficial acelera el flujo de pensamientos y no te da tiempo de “pensar lo que estás pensando” por lo que el resultado será una reacción inconsciente. Pero si respiras lenta y profundamente el flujo de pensamientos se hace lento y puedes observarlos para que en lugar de reaccionar tomes decisiones con conciencia y bajo tu control.

Cuando comprendes ese tipo de procesos ligados a la respiración puedes utilizarla como una súper herramienta para controlar tu propia energía y tus estados de ánimo.

La respiración es un proceso de nutrición (inhalas y llevas oxígeno a tu sangre y células) y desintoxicación (exhalas y eliminas dióxido de carbono de tu organismo); si no respiras correctamente no te estás nutriendo bien y tampoco te estás desintoxicando adecuadamente.

Podrías pensar que estás respirando bien pero en mi experiencia, cuando reviso la respiración de las personas, me doy cuenta que menos del 1% (siendo optimista) saben cómo tomar una respiración profunda.

¿Cómo saber si estás respirando correctamente? Cuenta cuantas veces respiras en un minuto, de forma natural, sin forzarte. Si dices conocerte, por lo menos deberías conocer ese dato. Si respiras más de 12 veces en un minuto tu respiración es incorrecta y estás estresado. Eso es yoga básico.

Los pulmones pueden expandirse para contener en promedio un volumen de 6,000 centímetros cúbicos; pero normalmente solamente utilizas 600 o 700 centímetros cúbicos de esa capacidad. Eso es como tener un gran auto de lujo de seis velocidades y conducirlo todo el tiempo en primera velocidad ¿lo imaginas?

Existe en la práctica del Kundalini Yoga un amplio rango de técnicas de respiración, que llamamos pranayama, con las cuales puedes, entre otras cosas, relajarte, energizarte, subir o bajar tu presión arterial, subir o bajar tu temperatura, controlar el apetito o el miedo, apoyarte para vencer adicciones, etc. Pero antes de aprender esas técnicas, es necesario aprender a respirar correctamente

--

El Taller de Respiración Pranayama está próximo, consulta aquí los detalles.

 

Patrocinador